Besas con miedo

besas con miedo Besas con miedo porque huyes del abismo de árboles secos y astillas congeldas,
de la brizna marchita que busca un fuego que la consuma,
y de la madera carcomida por millones de ojos tristes.
Porque maldices a los que se dejan infectar por el virus del vacío,
a los que cortejan guiados por el impulso del éxtasis líquido,
y a los que atraviesan su sexo con espinas untadas de ponzoña.

Besas con miedo porque el placer ya no es pasión sino hartazgo de cuerpos.
Porque aquellos con peluca de tul y cabellera peinada por icores de cocaína,
han alejado de tus entrañas la luz inocente de remotas luciérnagas.
Porque aquellos que nadan en mares dulces, pero beben el agua de los lagos salados,
que rezuman almíbar amargo y se emborrachan con lodo de cenagal,
han desgarrado tus enhiestos orgasmos con zarpa de leopardo.

Besas con miedo porque el amor líquido ya ha sublimado a fétido gas,
a vapor de agujas clavadas en tus sesos y a escarcha matutina de alfileres rotos.
Porque el corazón que creías tahona es ya un bloque de gélido hierro,
forjado en yunques de camas ajenas y áridas estepas de nenúfares sin flor.
Porque los cristales de tu garganta irritan tu boca tras cada vómito.
Besas con miedo porque a quien besas soy yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s